amorebieta, en busca del nivel perdido

Desde 2013, cuando decidió romper de manera polémica su relación con el Athletic Bilbao, club en el que se formó y ganó fama internacional, los pasos de Fernando Amorebieta en el fútbol fueron errantes. Ahora, con su llegada a Independiente, busca retomar el nivel que lo llevó a ser convocado a la selección española, considerado por Pep Guardiola para reemplazar a Gabriel Milito en Barcelona y titular indiscutido con Marcelo Bielsa.

Sorprendió Independiente, sobre todo Ariel Holan, con la llegada de Amorebieta. Es que no todos los días llega al fútbol argentino un jugador internacional, de pasado de selección y presente en la liga española. Sin embargo, pese a los pergaminos que tiene “La Grulla”, lo cierto es que lejos está el nacido en Venezuela de aquel que era una de las figuras del fútbol ibérico, sobre todo desde 2013, año en que decidió no renovar con el Athletic Bilbao y marcharse libre al fútbol inglés.

Su debut en el conjunto vasco se dio en 2005, de la mano de Javier Clemente, y permaneció allí 7 años siendo figura. Disputó más de 230 partidos defendiendo la rojiblanca, 86 bajo las órdenes de Marcelo Bielsa, en aquel equipo histórico subcampeón de la UEFA Europa League y de la Copa del Rey. Pero en 2013, tras un año complicado por una pubalgia que lo tuvo a maltraer, decidió no prolongar su contrato con el Athletic y se marchó libre al Fulham.

Durante su estadía en Athletic integró la Selección española Sub 19 que en 2004 salió campeona del Europeo S-19, jugando 5 de 7 partidos al lado de notables como Sergio Ramos y David Silva, estuvo en carpeta de Guardiola para reemplazar al por entonces lesionado Gaby Milito y fue llamado por Vicente del Bosque para su primer amistoso como DT de la Roja absoluta que se preparaba en 2008 para la Eurocopa que luego ganaría.

Como no llegó a debutar en la selección mayor europea, y cansado de esperar un nuevo llamado, decidió aceptar la invitación que le venía haciendo la federación venezolana desde 2009 para sumarse a su seleccionado, puesto que Amorebieta nació en el país sudamericano y se marchó a España con apenas dos años. Debutó en 2011, en un amistoso con la Argentina, y desde ese entonces jugó 15 encuentros hasta que a finales de 2015 renunció, junto a otros compañeros, por diferencias con los dirigentes. Antes se dio el lujo de marcar el gol con el que Venezuela derrotó por única vez a la albiceleste en la historia por 1-0 en 2011, por eliminatorias.

Sin embargo, todas las buenas que había acumulado en Athletic comenzaron a volverse malas desde que se fue en 2013 del club de sus amores: primero descendió con el Fulham, luego fue cedido al Middlesbrough, donde apenas jugó 5 partidos, y después volvió para jugar en el ascenso inglés con el Fulham, donde en un año disputó una treintena de encuentros sin destacarse. Se fue de Inglaterra sin pena ni gloria.

En 2016 retornó al fútbol español, donde había sabido destacarse, para defender al modesto Sporting de Gijón, pero su nivel tampoco fue el esperado y el destino fue nuevamente de descenso a la Segunda División. Allí disputó en la última temporada 27 encuentros (26 de ellos como titular) y recibió 17 amarillas. Tras la caída de categoría, se marchó libre del conjunto español y, desechando un par de ofertas europeas, eligió a Independiente para relanzar su carrera. Ojalá así sea…

Escribí tu comentario